E

Estoy sentado encima de una piedra en el lecho del río.

La sequía lo convierte en algo moribundo.

Ejércitos de hojas escoltan las orillas.

Tomo una piedra más pequeña y la lanzo.

Espero.

Quiero escuchar del sonido el eco del golpe.

Y también escucho a los árboles gemir por el viento,

un rumor sobrenatural,

palabras verdes que se pierden

como se pierde a veces la cordura

Pensaba en ti acaso que no estás en el lecho,

ni me invades de tus hojas.

a.c.rey.09.2006

Sin comentarios