E

Es como si el pecho te apretara.

Común parece.

El pecho aprieta cuando las nubes cuajan

lluvia de alma y de ojos.

No hay otras formas de decir

cosas evidentes.

Tu sola presencia satura al ambiente.

Más cuando faltas se añoran

trozos de realismo, y la voz.

No hay otras formas de decir

– tu voz de metal

funde mi existencia –

Es cuando estás, vas, y no vienes.

Aunque sea común.

Aunque sea para cruzar a nado el océano

hasta el Polo Norte.

a.c.rey.Junio.2009.

Sin comentarios