T

Te vengo pensando

Imagino al aire desplazado
tu mal augurio
la onda partida en dos
los dientes blancos
como mordiendo el espacio
tu lengua bífida
y unas letras de cómic
en globos blancos también
de cómic

Pensando te vengo
Grito del demonio
Espasmo del ambiente
Petrificado sea tu alma
que no encuentra nada mejor qué hacer en el aire

Mudo sea tu estirpe
tu estela de ola incorpórea
así como tampoco
el dolor es de a poco
y a más

Sin embargo no te escucho
porque estás en la distancia
atando orejas

O sea que no te quiero gritar
porque sería dar vida a lo inanimado
permitir que entres en algún sentido
dispuesto
como dispuestas quedan las piernas
antes del sexo

¿Y qué harás?
¿Gritar?

No te perdono que andes de boca en boca
profanando alientos
subrayando campanillas de carne
como si salieses ufano de la iglesia

Es más
No te perdono que labres
la atmósfera inmediata
de unos labios cualquiera
aquella porción de identidad
aún identificable de un ser hermoso

Y no grites
Que apenas alcanzo
a oír tu lamento

a.c.rey.02.2009

Sin comentarios