B

Breve Carta-Post Semi-abierta
(ahora que es moda emitir cartas abiertas como si fuéramos leds)

Buscaba plantas para mi novela «El encierro de Mot», cuando se abrió la puerta del buzón de entrada y entró un viento fresco dejándome encima de la pantalla del ordenador tres blogs. Comencé a leer.

Señor, DLG.
No sienta usted lejanía al hablarle así como le digo «Usted», tan solo observe que me siento, en asiento reclinable, debajo de su edad y de su palabra para aprender como un ávido pupilo de oración. Máxime, cuando el viento entró a mi ordenador sin más presentación que un saludo transparente, o invisible, o escondido, en cualquier post de cualquiera de los tres blog, y como es imposible dejar un comentario en todos, tenga usted a bien como resumen esta semi-abierta carta-post.

Sinceramente no sé cómo acertar, dar en el blanco verso-diana de usted, o aceptar, recibir tan liviana mística-invitación de usted, igualmente, ante un email tan escueto como metafórico. Quizás porque el vacío, o la falta de algo sustantivo, cuando basado en el silencio todo queda dicho, es suficiente.

Yo, que gusto de dar a la lengua cazando palabras escurridizas y ocultas en el bosque de la mente, esta vez, no tengo mucho más que decir.

Gracias por vuestra invitación.

Saludos.

ACRey

Hay 2 comentarios

  1. David Lago González

    Bueno, me dejas un tanto desarmado. Soy vanidoso pero también humilde y modesto, sin ser falso. Te agradezco mucho tus palabras, que parecen indicar que lo escrito llega a alguien, lo que me satisface mucho. No me siento lejano por el «usted» pero trátame de tú, por favor: además de viejo, lo de «usted» me hace sentir un poco como si fuera maestro. ¡Suerte con tu novela! Un abrazo.


Publicar un nuevo comentario