T

Te levantas ya con la palabra tosca en la boca, decapitando mi oración. Halas contigo la fuerza oscura de la casa y la contienes en un vaso de café con leche. El día comienza entonces mutilado velando una oportunidad. Y otra. Y otra. Y otra. ¿No lo ves?

Sin comentarios